L’AMETLLA DE MAR: JOSÉ ESCODA LLAVERÍA FUE DESPEÑADO DESDE EL BALCÓN DEL MEDITERRÁNEO

L’AMETLLA DE MAR: JOSÉ ESCODA LLAVERÍA FUE DESPEÑADO DESDE EL BALCÓN DEL MEDITERRÁNEO

L’AMETLLA DE MAR, LA DESMEMORIA HISTÓRICA

JOSÉ ESCODA LLAVERÍA FUE DESPEÑADO DESDE EL BALCÓN DEL MEDITERRÁNEO MOSÉN RAFAEL FUSTÉ, ACUSADO DE HABER VIOLADO UNA ADOLESCENTE

José Escoda Llavería, comerciante, de 59 años de edad, domiciliado en l’Ametlla de Mar,ame1 fue detenido en Vandellós (Baix Camp), donde se había refugiado, conducido ante el Comité de l’Ametlla y trasladado en tren a Tarragona. Al llegar a la ciudad lo apearon, lo subieron preso hasta la Rambla, y al llegar a la altura del Balcón del Mediterráneo – a unos 60 metros sobre el nivel el mar – sus captores lo despeñaron, estrellando su cuerpo en el bosque que había al fondo, donde halló la muerte. A este incalificable suceso hay que añadir el martirio y asesinato de dos sacerdotes, entre otras personas, mosén Antonio López Ferreres, párroco de l’Ametlla de Mar, y mosén Rafael Fusté Forcadell, párroco de El Perelló, acusado de haber violado una adolescente de 14 años, que desmintieron los médicos y la presunta víctima.

Hasta el 18 de julio de 1936, el Orden Público estaba asegurado en la población. El Ayuntamiento estaba constituido, en su mayoría, por personas de derechas, a pesar de la oposición de que era objeto por al Generalitat republicana de Lluis Companys y el Gobierno Civil de Tarragona, el Juzgado local y las organizaciones obreras izquierdistas. A partir de esa fecha, el Ayuntamiento fue destituido por la Generalitat y en su lugar fueron designadas personas afectas a los partidos y sindicatos del Frente Popular. Fue cuando el orden público degeneró en desorden, culminando en asesinatos e incautaciones de fincas, requisas y detenciones de personas de derechas o afectas a la causa nacional, que no habían cometido ningún delito. Simplemente, eran católicos y no pensaban como ellos. El Comité local revolucionario se apoderó del Ayuntamiento a los tres días de iniciado el Alzamiento, al que nadie del pueblo se sumó. La Justicia local brilló por su manifiesta parcialidad. Su único objetivo era condenar a cuantos no pensaban como ellos, amparando el crimen y el robo a las familias de orden.

LOS ASESINATOS.- Según el informe de la Guardia Civil, en la localidad y masías de los alrededores, fueron asesinados mosén Rafael Fusté Forcadell, natural de Tortosa, párroco de El Perelló; Teodoro Gallego Vergara, sargento de Carabineros, que se hallaba en el puesto de Hospitalet de l’Infant; Andrés Llambrich Vives, asesinado en Tarragona; mosén Antonio López Ferreres, párroco de l’Ametlla, asesinado en Tortosa; Ramón Pujol Adserías, secretario del Ayuntamiento, asesinado en Tarragona, y Pedro Chavarría, vecino de Amposta, asesinado en l’Ametlla.

LA PERSECUCIÓN RELIGIOSA.- El 25 de julio de 1936 se procedió a la destrucción de los altares de la iglesia parroquial, la quema de las imágenes religiosas que contenía y demás objetos del culto divino, por individuos procedentes de El Perelló (Baix Ebre), ayudados por algunos vecinos. Fue devastado el convento de las hermanas de la Consolación; asaltado y destruido el centro cultural Amigos de la Cultura y el centro de recreo Acción Católica.

Propiedad privada: Fueron saqueadas las casas de Andrés Llambrich Vives, Juan García Sánchez, José Vila Juan, José Pallarés Brull, Juan Mangrané Adell, José Balcells Escolá, José Escoda Llavería y Ramón Pujol Adserías, todos vecinos de l’Ametlla.

Industria: Incautaron la fábrica de hielo de Andrés Llambrich y José Escolá; y camiones del primero y de Ricardo Nolla Fusté, de los que no recuperaron ninguno, finalizada la guerra.

Comercio: Incautaron los comercios de Andrés Llambrich Vives, Juan García Sánchez, José Pallarés Brull y Juan Marsal Pallarés.

Agricultura: Incautaron las fincas rústicas de Andrés Llambrich Vives, Juan García Sánchez y Juan Mangrané Adell.

La recluta forzosa para ingresar en el Ejército popular se hacía bajo amenazas a las familias, privándoles del racionamiento o encarcelándolos. Hubo represalias contra las familias de los emboscados.

LOS DIRIGENTES.- Los dirigentes más destacados del Frente Popular en la localidad fueron Miguel Balfegó Sentís y Reinaldo Insa García, exiliados en Francia; Jaime Bardí Espuny, en la Modelo de Barcelona; Montserrat Doménech (a) Piga, en la Modelo de Barcelona; Bautista Margalef Oriol, en prisión atenuada; Anacleto Lleixá García, se le supone en Palma de Mallorca, y Juan Font Hurtado, que sufrió prisión y ahora residió en Reus donde ejerció como farmacéutico.

EL COMITÉ.- Formaron parte del Comité revolucionario local: Miguel Balfegó Sentís, José Marsal Ventura, Francisco Llambrich Gasull, Manuel Consarnau Fornós, José Consarnau Fornós, Francisco Pastó Borrás, Reinaldo Insa García, Salvador Font Vendrell, todos exiliados en Francia; Juan Pujol Casanova, en prisión atenuada; Manuel Boquera Llambrich, en la Modelo de Barcelona; Bautista Margalef Oriol, en prisión atenuada; Vicente García Pallarés, en la cárcel de Tarragona; Montserrat Doménech (a) Piga, en la Modelo de Barcelona.

EL AYUNTAMIENTO.- Fueron miembros del Ayuntamiento y Consejo Municipal: Salvador Font Vendrell, alcalde; Miguel Balfegó Sentís, alcalde; Reinaldo Insa García, José Marsal Vendrell, Francisco Pastó Borrás, José Consarnau Fornós, José Fornós Llorca, Jacinto Pallarés Borrás y Francisco Samarra Partí, todos exiliados en Francia. Juan Puyol Casanova fue secretario del Comité revolucionario y del Ayuntamiento, en prisión atenuada; Luís Moreno Pallí, concejal, en la cárcel de Tortosa; José Tomás Consarnau, Manuel Balfegó Fornós, José Martí Llambrich, Leonardo Vila Consarnau, Ramón Samarra Estrada, Bartolomé Partí Consarnau, todos residentes en l’Ametlla; Salvador Vendrell Castells, en prisión atenuada; Daniel Gilibars Tomás, en la Modelo de Barcelona; Vicente García Pallarés y Jaime Bardí Espuny, en la cárcel de Tarragona. Todos ejercieron como concejales durante el periodo de dominio del Frente Popular.

LA JUSTICIA.- Funcionarios de los organismos de Justicia: Serafín Font Vendrell, juez, exiliado en Francia; Juan Font Hurtado, ejerce de farmacéutico en Reus; Daniel Gilibers Tomás, fiscal, en la Modelo de Barcelona. Otros miembros del organismo fueron José Bardí Espuny, en la cárcel de Tarragona; Miguel Boquera Llambrich, en la Modelo de Barcelona; Leonardo Vendrell Vila y Rosita Navarro Virgili, ambos residentes en l’Ametlla.

LAS COLECTIVIZACIONES.- Dirigentes de colectividades y colectivizaciones: Jaime Bardí Espuny se apoderó de la finca de Pons, en la Modelo de Barcelona; Bienvenido Brull Margalef, natural de El Perelló, en prisión atenuada; Julio Esteve, en la cárcel de Tarragona; Manuel Consarnau Fornós, José Consarnau Fornós y Miguel Balfegó Sentís, colectivizaron la industria pesquera local, todos exiliados en Francia. Luís Moreno Pallí, principal promotor de las colectivizaciones, en la cárcel de Tortosa. Carmen Llaó Martí, autora de la incautación de máquinas de coser de personas de derechas, para organizar la colectividad de Tallares de Modistas.

LAS PATRULLAS.- Capitanearon las patrullas o tuvieron una actuación destacada en las mismas: Manuel Consarnau Fornós, exiliado en Francia; Jaime Bardí Espuny, Montserrat Doménech (a) Piga y José Espuny Ferré, jefe de las patrullas de la UGT, todos en la Modelo de Barclona.

LA CNT.- Fueron dirigentes de la CNT Reinaldo Insa García, Miguel Balfegó Sentís, José Consarnau Fornós, José Castells Lozano, todos exiliados en Francia; Fausto Toledo, factor de los ferrocarriles del Norte, que reside en Puzol (Valencia); José Espuny Ferré, en la Modelo de Barcelona; Luís Moreno Pallí, en la cárcel de Tortosa, y Francisco Pastó Borrás, exiliado en Francia.

EJECUCIONES.– Como participantes en actos de ejecución y colaboración se distinguieron Ramón Fornós Brull, José Fornós Brull, Manuel Consarnau Fornós, Andrés Margalef Fornós, Pedro Margalef Fornós, Jacinto Pallarés Fornós y José Fornós Llorca, todos exiliados en Francia.

LA LIBERACIÓN.- Una vez las fuerzas nacionales hubieron cruzado el Ebro, los dirigentes locales del Frente Popular abandonaron la localidad. No se quedaron para defender el municipio, que fue ocupado pacíficamente. El vecindario recibió a las tropas con alegría y entusiasmo, mientras los dirigentes rojos más destacados buscaban buenos escondrijos o emprendían el camino del exilio.

LOS ASESINATOSame2

1.- ANDRÉS LLAMBRICH VIVES, de 61 años de edad, comerciante, de derechas, alcalde en aquella fecha y en años anteriores, asesinado el 20 de agosto de 1936 en Torredembarra. Su esposa, Leonor Estrada Rodríguez, de 55 años de edad, natural y vecina de l’Ametlla de Mar, que vive en la calle Alcalde Andrés Llambrich, número 58, declara ante el fiscal, delegado para la instrucción de la Causa General de Tarragona, el 25 de junio de 1941, que su marido fue detenido en su propio domicilio el 26 de julio de 1936, trasladado ante el Comité local y desde allí a Tarragona. Fue recluido en el barco – prisión Río Segre, de donde fue sacado el 20 o 21 de agosto del mismo año y asesinado, según se cree, en Torredembarra. Su cadáver fue enterrado en una fosa común de aquel cementerio. Su esposa Leonor, se trasladó a Torrebembarra el 3 de julio de 1941, y, en presencia del Fiscal, reconoció los restos contenidos en la caja número 33, observando que, tanto por el conjunto de las ropas que recubren dichos restos, como por los datos y características anatómicas de los mismos, corresponden a su difunto esposo, por lo que suscribe la identificación del cadáver. Como personas sospechosas de haber participado en el crimen señala a Francisco Pastor (a) Patarram; Reinaldo Insa, José Consarnau Fornós (a) Boix de Chibau; Manuel Consarnau Fornós (a) Groc de Chibau; Andrés Margalef (a) Matabacons, fueron los cinco que le trasladaron a Tarragona, miembros del Comité local, todos exiliados en Francia.

2.- RAMÓN PUJOL ADSERÍAS, de 44 años de edad, de derechas, secretario del Ayuntamiento, afiliado a Acción Ciudadana, asesinado el 21 de agosto de 1936 en Tarragona. Su esposa, Dolores Retg Ricart, de 39 años de edad, empleada, natural de Torms (Lleida), declara ante el juez de Cornudella (Priorat) el 5 de septiembre de 1942, que su marido, vecino de l’Ametlla de Mar, fue detenido por unos individuos que montaban guardia por orden del Comité local que actuaba en el municipio de Pobla de Granadella (Lleida) el 23 o 24 de julio de 1936. Fue conducido a Torms y el Comité local lo entregó al de l’Ametlla de Mar en Cornudella (Priorat). Al día siguiente fue trasladado a l’Ametlla de Mar y un día después (el 26 de julio) a Tarragona, donde fue recluido en el barco-prisión Río Segre. El 21 de agosto fue sacado del barco y asesinado. Su esposa ignora dónde, cómo y por quién fue inmolado. Su cadáver no fue hallado. Como personas sospechosas de haber participado en el crimen señala “a los que fueron en su persecución”, un tal José Espuny, preso en Tarragona; otro conocido por “Groc de la Chibau”, en ignorado paradero; José Pastor, fugado a Francia, y otro denominado “Piga”, en la Modelo de Barcelona, todos de l’Ametlla de Mar, quienes, junto con otros vecinos, lo trasladaron al barco – prisión mencionado.

3.- MOSÉN ANTONIO LÓPEZ FERRERES, de 57 años de edad, cura párroco de l’Ametlla de Mar, asesinado el 20 de julio de 1936 en Tortosa. Nació en 1873 en San Mateo (Castellón, obispado de Tortosa). Fue ordenado sacerdote en 1897. Estuvo un par de años en su pueblo natal, en expectación de destino, ayudando al arcipreste. Ejerció su ministerio como coadjutor en El Pinell de Brai (Terra Alta), después en Vilalba dels Arcs (Terra Alta), regente de Ares del Maestre (Castellón), ecónomo de El Pinell de Brai y párroco de la Serra d’Almos (Tivissa). En 1918 fue designado ecónomo de La Galera (Montsiá) y en 1922 de Godall (Montsiá). Su último destino lo desempeñó como regente de l’Ametlla de Mar. Iniciado el Alzamiento, el Comité local revolucionario le ordenó que abandonara la parroquia. El 22 de julio de 1936, vestido de sotana, subió al tren en dirección a Tortosa; al descender fue detenido en la misma estación y encarcelado en el colegio San Luís, habilitado como cárcel. Lo sacaron de allí la noche del 27 al 28 de agosto del mismo año, siendo asesinado en la carretera de Tortosa a Barcelona, en el lugar conocido por Costa dels Ametllers. Su cadáver fue enterrado en el cementerio de la capital de la diócesis. Su sobrina, Josefina López Tijeras, de 36 años de edad, viuda, natural de San Mateo, declara ante el juez que su tío fue detenido en Tortosa en julio de 1936; conducido al colegio San Luís, donde permaneció hasta el 27 de agosto del mismo año, de donde fue sacado y asesinado por la noche.

4.- JOSÉ ESCODA LLAVERÍA, de 59 años de edad, comerciante, de derechas, domiciliado ename3 l’Ametlla de Mar, fue detenido el 25 de julio de 1936 en Vandellós, donde se había refugiado, por elementos del Comité revolucionario de l’Ametlla, conducido a Tarragona fue despeñado por sus captores desde el Balcón del Mediterráneo, a unos 60 metros sobre el nivel del mar, donde halló la muerte en el bosque, situado al fondo del precipicio. Su hermano, Jaime Escoda Llavería, mayor de edad, casado, natural de Vandellós, con domicilio en Barcelona, el 10 de junio de 1941 declara ante el fiscal, delegado para la instrucción de la Causa General de Tarragona, que su hermano José, con domicilio en l’Ametlla de Mar, fue detenido por miembros del Comité revolucionario de dicha localidad en Vandellós, donde se había refugiado, el 25 de julio de 1936. Desde allí fue conducido a l’Ametlla, desde donde fue trasladado en tren a Tarragona, en cuya capital, al pasar por el Balcón de Mediterráneo, en dirección al Gobierno Civil, situado en la Rambla, sus captores lo despeñaron desde el Balcón, situado a unos sesenta metros sobre el nivel del mar, hallando la muerte al impactar su cuerpo en el bosque, situado al fondo del precipicio. Su cadáver fue recogido en el citado pinar y enterrado en una fosa común del cementerio de Tarragona, donde fue hallado después de la guerra e identificado con la ficha número 72, según consta en una diligencia de la fiscalía, fechada el 1 de julio de 1941. Como personas sospechosas de haber participado en el crimen, su hermano cita a cuatro elementos del Comité de l’Ametlla, que fueron quienes trasladaron a su hermano a Tarragona y lo despeñaron desde el Balcón. Se trata, según el declarante, de Reinaldo Insa, Francisco Pastor (a) Patarram, José Consarnau Fornós (a) Boix de Chibau, (Fue el que apuntaba con un cuchillo y una pistola a su hermano, en el interrogatorio ante el Comité local), todos exiliados en Francia, y Manuel Consarnau Fornós, exiliado y fallecido en Francia. Denuncia también a los individuos que fueron a buscarle a Vandellós: los hermanos Andrés y Pedro Margalef Fornós (a) Matabacons, ambos exiliados en Francia; José Gómez Rebull (a) Raboseta, fusilado; José Vila Baigés (a) Tronero, fusilado; Esteban Brull Piñol (a) Siderio, pintor de oficio, exiliado en Francia; José Espuny (a) Sillero, hijo, en la Modelo de Barcelona (Se distinguió en la búsqueda de su hermano, autor del robo de muebles y enseres de su casa. Junto con otros, detuvo a Ramón Pujol, secretario del Ayuntamiento, que también fue asesinado). Declara, asimismo, que dijo a la esposa de Pujol que “no tema nada por su marido, al que buscamos para darle su merecido es al Escoda”. A estos hay que añadir a José Montserrat (a) Piga, preso en la cárcel de Tortosa; y Juan Font Vila (a) Capsotet, que reside en l’Ametlla. (Fue quien denunció al Comité local la salida de su hermano hacia Vandellós).

ame4

5.- MOSÉN RAFAEL FUSTÉ FORCADELL, de 43 años de edad, sacerdote, cura párroco de El Perelló (Baix Ebre). Su cadáver fue hallado el 26 de julio de 1936 en el Torrent del Pí, con heridas por arma de fuego. Nació en Tortosa en 1889. Ordenado sacerdote en 1914. Fue coadjutor de Amposta (Montsiá) y de Coves de Vinromá (Castellón); regente de El Perelló (Baix Ebre), desde 1926 hasta julio de 1936. Los primeros días del Alzamiento, un grupo de milicianos procedentes de Amposta destrozaron y quemaron las imágenes religiosas de la iglesia parroquial. Echaron al suelo la imagen de la Verge del Roser, que presidía la fachada del templo. El Comité de El Perelló facilitó al sacerdote un guardapolvo para que huyera del pueblo sin ser reconocido. Dos feligreses le trasladaron, oculto en un carro, a la masía de un tal Buchaques, donde no halló el acogimiento esperado. Fue denunciado al Comité l’Ametlla de Mar, acusado de haber violado una adolescente de 14 años. El juez l’Ametlla entendió en el asunto, y, tanto de los análisis practicados como del reconocimiento médico de la joven y de sus propias declaraciones ante el juez, se concluyó que lo de la violación era una burda patraña, una calumnia para desprestigiarlo y condenarlo. Los de l’Ametlla lo denunciaron a su vez al Comité de Tivissa (Ribera d’Ebre). Fue apresado en la misma masía, en la época de la trilla. Lo ataron con una cuerda y, como si fuera un équido, le obligaron a dar vueltas en la era, corriendo sobre la mies esparcida. Después, lo ataron a un carro y lo trasladaron a la masía de Les Franqueses, donde pararon para comer. Atado y desnudo, sufrió toda clase de burlas e insultos. Como si de un perro se tratara, le tiraban los huesos y desperdicios del almuerzo. Luego, emprendieron camino hacia la masía del Plabé, en el término de l’Ametlla. En el barranco de Punta Calda le mutilaron vergonzantemente, e intentaron que blasfemara y renegara de su fe. Con una entereza extraordinaria, según manifestaron después los propios matones, rechazó sus infames propuestas y se manifestó firme en la confesión de su fe y de su condición de sacerdote de Cristo. Le dispararon varias veces a las piernas, con una escopeta de perdigones, y lo remataron con cinco balas de fusil. Fueron siete los verdugos. Dos de ellos confesaron después que no tuvieron valor para dispararle. Sus familiares recogieron el cadáver y lo enterraron en el cementerio de Tortosa.

6.- PEDRO CHEVARRÍA, su cadáver fue hallado el 11 de agosto de 1936 en un barranco, entre los kms. 225 y 226 de la carretera de Barcelona a Valencia; presentaba dos heridas de bala.

7.- FRANCISCO IRANZO BARRIOS, de 18 años de edad, sin filiación política, asesinado el 26 de octubre de 1938 en l’Ametlla de Mar, cuando prestaba el servicio militar en la Brigada 84 del Ejército popular. El cadáver no fue hallado. Su padre, Francisco Iranzo Picó, de 56 años de edad, casado, natural de Turis (Valencia), comerciante, con domicilio en Barcelona, declara ante el fiscal delegado de la Causa General de aquella ciudad, que su hijo Francisco al ser llamado su reemplazo no se presentó, aprovechando la circunstancia que estaba alistado en Valencia. Pero, como las obreras de taller de su padre le asediaban para que se presentara, en particular una tal Ramona Balcells, la víctima, junto con otros compañeros, decidieron presentarse. Fue destinado a la Brigada 84 del Ejército popular, en el frente de Balaguer (Lleida), donde cayó enfermo. Fue trasladado cerca de Manresa (Barcelona). Repuesto de su dolencia, se incorporó a la retaguardia, contactó con un comisario político llamado Juan Muñoz, exiliado en México. El 13 de octubre de 1938 fue acuartelado en el Francesc Macià de Horta (Barcelona), para mandarlo al frente nuevamente. Su destino fue la Brigada Lister, pero, al ver cómo actuaban, se escapó para reincorporarse a su antigua Brigada 84, que había quedado muy diezmada en los últimos combates. Como su hijo no contestaba la correspondencia del padre, éste se trasladó a l’Ametlla de Mar, donde se encontraba, cuyo jefe, Luís de los Arcos Saiz, le manifestó que su hijo había muerto en acto de servicio. Pero, más tarde, por averiguaciones practicadas por el declarante, conoció que su hijo había sido fusilado por orden del mando de la Brigada, a resultas de una denuncia recibida de la fábrica de cajas de cartón, de propiedad del declarante, firmada por Teresa Torruella Torrens, que con anterioridad había denunciado al padre, siendo detenido por la policía de Eroles. El asesinato de su hijo tuvo lugar el 26 de octubre de 1938 en l’Ametlla de Mar. El cadáver no fue hallado.

Francesc Basco Gracià. Periodista. (Del libro inédito “La represión del Frente Popular en Tarragona”

 

Anuncios

PROPIEDADES DE LA IGLESIA INCAUTADAS EN EL PARTIDO JUDICIAL DE TARRAGONA

PROPIEDADES DE LA IGLESIA INCAUTADAS EN EL PARTIDO JUDICIAL DE TARRAGONA

LA DESMEMORIA HISTÓRICA

PROPIEDADES DE LA IGLESIA INCAUTADAS

EN EL PARTIDO JUDICIAL DE TARRAGONA

 

El 10 de agosto de 1937, – en plena guerra civil – el ministro de Justicia de la República, con sede en Valencia, ordena al Fiscal general del Estado que le informe al detalle del estado de conservación, destino, utilización actual y autoridad u organismo en cuyo poder estén cuantos edificios de la Iglesia y objetos de culto existan en el territorio de la República leal al Gobierno, para que, conforme a la Orden ministerial se proceda a formar la estadística con todos los datos que se indican.

EL TRIBUNAL SUPREMO A LA AUDIENCIA.

El presidente del Tribunal Supremo, con sede en Valencia, transmite al presidente de la Audiencia provincial de Tarragona, con fecha 11 de agosto de 1937, lo que le ordena el ministro de Justicia, indicando que “la Ley de Congregaciones y Confesiones declara de propiedad del Estado todos aquellos edificios, fincas, anexos y elementos de atención y culto que no se acrediten de modo concreto ser de dominio privado, otorgando a este Ministerio la jurisdicción sobre los mismos”. Aclara el escrito que “las violencias de los primeros momentos de subversión y las necesidades provocadas por la lucha que la República mantiene contra los rebeldes en facción, han determinado la ocupación para diversos usos ajenos a su objetivo fundacional de muchos de los edificios de referencia”.

Escribe el ministro de Justicia que importa al interés público y al fuero de su Ministerio “formar una estadística perfecta de aquellos edificios y objetos de culto (…) que por medio de las autoridades de su jurisdicción, obtenga de cada territorio, juzgado y municipio, al detalle, el estado de conservación, destino, utilización actual y autoridad u organismo en cuyo poder están cuantos edificios y objetos de culto que existan en el territorio de la República leal al Gobierno”. El presidente del Tribunal Supremo ordena recabar de todos los Jueces de Instrucción del territorio nacional la relación que solicita el ministro de Justicia. (AHN, CGT, pag. 506). El presidente de la Audiencia de Tarragona traslada a los juzgados de Falset, Gandesa, Montblanc, Reus, Tarragona, Tortosa, Valls y El Vendrell, con fecha 7 de agosto de 1937, lo que pide el titular de Justicia.

EL FISCAL DE BARCELONA SOLICITA DATOS.

El 17 de agosto de 1937, el Fiscal de la Audiencia de Barcelona escribe al de la Audiencia de Tarragona que, a la mayor brevedad posible, sirviéndose para ello no sólo de su propio conocimiento, sino de los Jueces de Instrucción, delegados Fiscales, Procuradores populares y, en general, cuantas autoridades crea conveniente, “me remita una relación de los edificios y objetos de culto que, en virtud de la Ley de Congregaciones y Confesiones, se declararon propiedad del Estado”, y que haga referencia al territorio de su jurisdicción. El Fiscal de Barcelona solicita la relación de todos los edificios, fincas y objetos de culto; estado de conservación de los mismos; destino o utilización actual y autoridad u organismo en cuyo poder se hallan.

EL FISCAL DE TARRAGONA, A LOS JUECES DE 1ª INSTANCIA.

El Fiscal de la Audiencia provincial de Tarragona, con fecha ocho de noviembre de 1837, comunica a los Juzgados de 1ª Instancia e Instrucción de los distintos Partidos Judiciales que, en cumplimiento de la Orden del Ministerio de Justicia, solicita a los Jueces Populares de la Demarcación una relación estadística completa, con arreglo a la Ley de Confesiones y Congregaciones Religiosas y demás disposiciones complementarias, de todos los edificios que, con fecha el 18 de abril de 1936, estaban destinados a fines religiosos y eclesiásticos: templos, monasterios, conventos, colegios y hospitales, institutos religiosos u obreros, casas rectorales, residencias, seminarios, internados o fincas de salud, haciendo constar lo siguiente:

El fin o servicio a que se hallaban destinadas; la Orden, entidad u organismo que venía poseyéndola; asociaciones o corporaciones que, en la actualidad, se ocupan; estado actual de conservación de los inmuebles respectivos; relación de muebles u objetos consagrados al culto, adscritos en los respectivos edificios, con expresión concreta de los respectivos destinos que ulteriormente y previo su traslado que les hubieren conferido; reseña detallada del estado de conservación de los edificios y de los elementos artísticos.

DOCUMENTACIÓN CONSULTADA.

En la Causa General de la provincia de Tarragona, hay ocho folios de edificios, fincas, anexos y objetos de culto, propiedad de Congregaciones y Confesiones religiosas, existentes en el Partido Judicial de Falset, según datos facilitados por los Alcaldes presidentes de los Ayuntamientos y Jueces Populares locales de dicho partido. Esta relación está sellada en todos sus folios por el del Juzgado de 1ª Instrucción de Falset, con fecha 7 de octubre de 1937, firmada por el Juez de 1ª Instancia e Instrucción (ilegible) y remitida en la misma fecha al presidente de la Audiencia provincial de Tarragona.

Una relación análoga a la anterior, compuesta de cuatro folios, correspondiente a los pueblos del Partido Judicial de Valls, fechada el 15 de noviembre de 1937, sellada en todos sus folios y firmada por el Juez de 1ª Instancia e Instrucción, don Juan Tomás Borrás y el Secretario (ilegible) y remitida al presidente de la Audiencia de Tarragona.

Otra relación análoga y con iguales garantías de sello y firma, fechada el 14 de octubre de 1937, referente a Montblanc y su Partido Judicial, compuesta de cinco folios, con su oficio de remisión al presidente de la Audiencia.

Otra relación análoga referente a El Vendrell y los pueblos de su Partido Judicial, sellada por el Juzgado, con la firma del Juez, con fecha 14 de octubre de 1937, con oficio de remisión al presidente de la Audiencia.

Otra relación análoga, compuesta de 21 folios referentes a Tarragona y su Partido Judicial. Esta documentación es copia de la remitida al presidente de la Audiencia territorial, según se expresa en el oficio de remisión, fechado el 2 de noviembre de 1937. Además de la estadística de los pueblos, comprende la relación de la capital de la provincia, suscrita por el alcalde, y un estado comparativo de bienes de personas jurídicas de carácter religioso, procedente del Registro de la Propiedad de Tarragona. Figura también una relación de la Oficina de Museos de la Generalidad de Catalunya, que comprende los objetos de culto procedentes de Congregaciones y Confesiones recogidos en dichas oficinas con relación a la capital y pueblos del Partido Judicial. Y, finalmente, una relación de la Sección de Contribuciones e Impuestos del Departamento de Hacienda de la Generalitat de Catalunya, que comprende las contribuciones correspondientes a edificios de carácter religioso de la capital. Todos estos documentos están sellados por el Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción de Tarragona.

Otra relación análoga, compuesta de 40 folios, correspondiente a Reus y su Partido Judicial, que se presenta en forma de expediente completo, encabezado por el oficio de la Audiencia territorial, la providencia de conclusión del expediente y su elevación a la Audiencia territorial.

Con fecha 2 de noviembre de 1937, el secretario del Juzgado de 1ª Instancia e Instrucción de Tarragona, Manuel Miró Esplugas, en escrito de su puño y letra, traslada al presidente de la Audiencia provincial la documentación enviada por los alcaldes y jueces del Frente Popular sobre los edificios, fincas, anexos y objetos de culto, propiedad de Congregaciones y Confesiones religiosas, que se hallan en sus respectivos municipios, incautados y dedicados a otros menesteres. (AHN, CGT, pag. 330. Hay un sello con el escudo de la Generalitat, que dice: “Jutjat de 1ª Instancia i Instrucció de Tarragona”).

LA CANONJA.- Las autoridades republicanas de La Canonja, con fecha 31 de agosto de 1937, transmiten al Juzgado de Tarragona un documento, escrito de su puño y letra, en el que se relacionan los edificios y objetos de culto incautados. Edificios: Casa rectoral, en la calle Masricart, 36. Iglesia parroquial de Ntra. Sra. de la Esperanza. Casa rectoral en la calle Mayor. Iglesia parroquial de San Sebastián. Actualmente estos edificios están en poder del Ayuntamiento; las casas rectorales se utilizan como albergue para refugiados y las exiglesias, como depósito de mercancías. Objetos de culto: Fueron destruidos o quemados durante los primeros días del Alzamiento. El Ayuntamiento guarda algunos bancos de madera y sillas. (AHN, CGT, pag.331. Hay un sello con el escudo de la Generalitat, que dice: “Jutjat de 1ª Instancia i Instrucció, Secretaría. Tarragona”).

EL CATLLAR.- El juez popular de El Catllar, José Poy Ferrando, con fecha 23 de agosto de 1937, informa al Juzgado de Tarragona, que “en este término municipal no existen edificios, fincas, anexos y objetos de culto propiedad de Congregaciones y Confesiones religiosas”. Edificios: Solamente consta en este Juzgado el de la iglesia parroquial y la casa habitación del cura – párroco, que hoy están en poder del Sindicato Agrícola, en buen estado de conservación. La iglesia ha sido destinada a almacén y la casa habitación a secretaría del sindicato” (AHN, CGT, pag. 332)

CONSTANTÍ.- El juez popular de la villa (firma ilegible) y el secretario, Ramón Salort, contestan al Juzgado de Tarragona, el 21 de septiembre de 1937, en un escrito de su puño y letra. Edificios: La iglesia parroquial, situada en la Plaza de la República, se halla en buen estado, utilizada por el Ayuntamiento y el Sindicato Agrícola. Casa rectoral, en la calle Francesc Maciá, 26, en buen estado, utilizada como local de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC). Fincas: Unos patios situados a la entrada de la calle Francesc Maciá, sin número, en mal estado, utilizados por el Consejo municipal como depósito de materiales para la construcción. La sala parroquial, situada en la calle Francesc Maciá, 28, en buen estado de conservación, destinada a teatro municipal. Objetos de culto: Fueron entregados todos al Patrimonio Artístico de la Generalitat. En el pueblo no hay ningún objeto de culto. (AHN, CGT. Hay un sello con el escudo de la Generalitat, que dice: “Jutjat de 1ª Instancia i Instrucció, Secretaria, Tarragona”).

EL MORELL.- El juez popular de El Morell, Agustín Granell Batlle, con fecha 23 de agosto de 1937, en escrito de su puño y letra, contesta al Juzgado de Tarragona. Edificios: Iglesia parroquial, en buen estado de conservación, destinada a la venta de pan y víveres, en poder de la Cooperativa del Sindicato Agrícola. La abadía, en buen estado, destinada a depósito de material y oficinas, en poder de la colectividad. Colegio de las Teresianas de San José, en buen estado, destinado a vivienda de refugiados, en poder del Ayuntamiento. (AHN, CGT. Hay un sello con el escudo de la Generalitat, que dice: “Jutjat de 1ª Instancia i Instrucción, Secretaría. Tarragona”).

ELS PALLARESOS.- El juez popular, J. Montejo (p.o.), el 22 de agosto de 1937, en escrito de su puño y letra, contesta al Juzgado de Tarragona que en el término municipal no existe ningún edificio ni finca propiedad de Congregaciones de ninguna clase. Edificios: Únicamente hay un edificio de “lo que era la iglesia parroquial, que consta que pertenece al pueblo”. (AHN, CAGT, pag. 335. Hay un sello con el escudo de la Generalitat, que dice: “Jutjat de 1ª Instancia i Instrucció, Secretaría. Tarragona”).

PERAFORT.- El juez popular, Jaime Sanchís Romeu, con fecha 22 de agosto de 1937, en escrito de su puño y letra, contesta al Juzgado de Tarragona. Edificios: “En Perafort únicamente existe el edificio que era destinado a iglesia parroquial, propiedad del pueblo, que, actualmente, está destinado a Casa Consistorial y a cooperativa del Sindicato Agrícola”. (AHN, CGT, pag. 336. Hay un sello con el escudo de la Generaliatat, que dice: “Jutjat de 1ª Instància i Instrucció, Secretaría. Tarragona”).

LA POBLA DE MAFUMET.- El juez popular de La Pobla de Mafumet, Juan Iglesias Torrens, con fecha 28 de agosto de 1937, contesta al Juzgado de Tarragona que “en esta localidad solamente existen los siguientes inmuebles anexos al culto”. Edificios: Un edificio destinado a ex iglesia, en la actualidad usado por el Ayuntamiento para guardar corderos. Una casa destinada (antes) como vivienda para el cura, incautada por el Ayuntamiento y destinada en la actualidad a los que han venido de Tarragona a refugiarse en este pueblo. No existe, que lo sepa este Juzgado, otro inmueble ni objeto referente a lo que interesa en su comunicación”. (AHN, CGT, pag. 337. Hay un sello con el escudo de la Generalitat, que dice: “Jutjat de 1ª Instancia i Instrucció, Secretaría. Tarragona”).

RENAU.- El juez popular, José Dalmau Aguadé, con fecha 23 de agosto de 1937, informa al Juzgado de Tarragona que “en este pueblo no existe Congregación confesional de ninguna clase ni fincas pertenecientes a las mismas”. Edificios: Los edificios de la exiglesia parroquial, excasa rectoral y exermita de Loreto, no han sufrido daño alguno, a excepción del último, o sea la exermita, en la que fueron incendiadas las puertas de entrada. De los expresados edificios se ha hecho cargo el Ayuntamiento, habiendo destinado la excasa rectoral para alojamiento de refugiados. Objetos de culto: “Todos los objetos de culto religioso de la expresada iglesia y de la ermita fueron destruidos durante los primeros días de la revolución de julio de 1936, excepción hecha de cuatro cálices y otros objetos metálicos de valor (en total 30 piezas) que pudieron ser retirados y entregados más tarde a la Comisión del Patrimonio Artístico de la Comisaría de la Generalidad de Cataluña de Tarragona”. (AHN, CGT, pag. 338. Hay un sello con el escudo de la Generalitat, que dice: “Jutjat de 1ª Instancia i Instrucción, Secretaría. Tarragona”.

LA SECUITA.- El juez popular de La Secuita, Josep Calvet Porta, con fecha 16 de septiembre de 1937, informa al Juzgado de Tarragona que “en este término municipal existen los siguientes edificios destinados al culto religioso”. Edificios: Una iglesia en La Secuita, que actualmente, y de manera provisional, sirve de almacén del Sindicato Agrícola. Una iglesia situada en el barrio de Vistabella, que fue incendiada en parte, pero que todavía se conserva en buen estado. Una iglesia en el barrio de l’Argilaga, actualmente derruida. Objetos de culto: Fueron recogidos en dichas iglesias un regular número de ellos, que, en su mayor parte, fueron entregados a la Comisió del Patrimoni Artistic de Catalunya de Tarragona, según recibo en poder del alcalde de esta población, habiendo quedado una pequeña cantidad en esta alcaldía, que no tienen ningún valor. La relación de los objetos recogidos por la entidad antes mencionada, se encuentra a disposición de V.S.”. (AHN, CGT, pag. 339. Hay un sello con el escudo de la Generalitat, que dice: “Jutjat de 1ª Instancia i Instrucció, Secretaría. Tarragona”).

TAMARIT DE MAR.- El juez popular, F. Ferré Virgili, y el secretario, José Poita, con fecha 2 de septiembre de 1937, informan al Juzgado de Tarragona. Edificios: Casa, en buen estado, utilizada como habitación y oficinas del Sindicato Agrícola. Iglesia parroquial, destinada a almacén, en poder del Sindicato Agrícola. Objetos de culto: Sillas y bancos de la iglesia, en buen estado, en poder del Ayuntamiento. Varios cálices, una custodia, un copón, una naveta, un objeto de plata, un copón de bronce, dos cajitas de plata, una campanilla, unas vinajeras, un relicario. Estos objetos se hallan en el Museo de Tarragona, fueron entregados a la Comisión del Patrimonio Artístico de la Generalitat de Catalunya de Tarragona. (AHN, CGT, pag.340. Hay un tampón con el escudo de la Generalitat, que dice: Jutjat de 1ª Instancia i Instrucció, Secretaría. Tarragona).

VILA-SECA.- El alcalde de Vila-seca, Pedro Tost Vidal, con fecha primero de octubre de 1937, informa al Juzgado de Tarragona sobre todos los edificios y fincas, anexos y objetos de culto, propiedad de Congregaciones y Confesiones, “que no se acredite de modo concreto ser dominio privado”. Edificios: Un edificio que fue iglesia parroquial, actualmente en estado ruinoso a causa del incendio del 22 de julio de 1936, sin destino ni utilización alguna. Una casa en el número 3 de la Plaza de la República, conocida por la Rectoría, en regular estado de conservación, destinada a bolsa de trabajo y oficinas de Fortificaciones y Obras de la 4ª Unidad, en el sector de Vila-seca. Un edificio conocido por Ermita de la Pineda, compuesto de planta baja, sita en la partida Pineda, enclavada en una pequeña pieza de tierra. Una casa, compuesta de planta baja, piso y desván, habitada por el vecino Joaquín Morell Aguiló, que cultiva la pieza de tierra. El estado de conservación de dichos edificios es regular. La ermita no tiene destino ni utilización. Otro edificio de planta baja en el barrio de Salou, que fue la iglesia del expresado barrio, en muy buen estado de conservación, pero, actualmente, sin destino ni utilización alguna. Otro edificio anexo al anterior, compuesto de planta baja, sito en la calle Tarragona, número 16 (bis), conocido por la Rectoría, actualmente bien conservado, sin destino alguno y deshabitado. Todos los citados edificios se hallan al cuidado y poder del municipio. Fincas: Pieza de tierra, enclavada en la ermita de La Pineda, con tierra de secano y regadío por medio de noria de tracción de sangre. En esta finca, lindante con el santuario existe una casa, habitada por el vecino Joaquín Morell Aguiló, que cultiva la pieza de tierra. Objetos de culto: 1.- Una corona, pendientes y aguja para el pecho, de oro y piedras rojas; dos agujas más para el pecho, de oro, y sortija con piedra y plata; una cruz y cadena de oro. 2.- Unos rosarios de plata con una cruz también de plata; un cordón dorado de borlas, con borlas y medalla de plata; un pedentif; una cadena, dorada de una cara y, al parecer, de platino la otra; dos pendientes que hacen juego por ser del mismo metal que el anterior. 3.- Una cajita con las reliquias y porta-reliquia de San Esteban, de plata; una pequeña ala de ángel, de plata, que falta en la custodia. 4.- Una custodia de oro y plata, en la que falta el ala indicada anteriormente. 5.- La reliquia de San Bernardo, con su porta-reliquias de plata. 6.- Unas (canadelles) de cristal con montura de plata. 7.- Un copón con tapa, al parecer de plata dorada. 8.- (No existe este número en el inventario). 9.- Otra Custodia de plata. 10.- La Cruz de plata, denominada La Bona. 11.- Otra custodia pequeña (Regalo de la ex Marquesa de Loja a La Pineda). 12.- Un Copón de plata con una inscripción que dice “Gabriel Guardiola”, del año 1727. 13.- La Santa Cruz, al parecer de oro. 14.- Otro Copón (parece de plata dorada). 15.- Un esparcidor de agua bendita completo, de plata. 16.- Porta-velas (para las comuniones) de plata. 17.- Una lámpara con seis porta-velas, al parecer también de plata. 18.- Un porta – agua para el esparcidor de agua bendita, de metal amarillo. 19.- Un porta- reliquias de madera dorada. 20.- Cinco cuchillos de postres, tres de mesa, doce cucharas, doce tenedores, seis cucharitas de café, un cucharón y cuchara grandes, al parecer de alpaca. 21.- Una caja ancha de madera, con un vestido, un mantel y otras ropas de la Purísima, que fue de las Hijas de María. 22.- Un estuche de madera que contiene un cáliz y una patena, al parecer de plata dorada. Un porta – hostias de latón y un pequeño estuche conocido por la Santa Unión, también, al parecer, de plata. Estos objetos de culto fueron retirados y guardados en el edificio de la Casa Consistorial. (AHN, CGT, pags. 341 y 342).

TARRAGONA

(Documento de la Alcaldía número 1543. AHN, CGT, pags. 342 a 346. Hay un sello con el escudo de la Generalitat que dice: Jutjat de 1ª Instancia i Instrucción, Tarragona).

El alcalde de Tarragona, Jaime Marrasé Murxellas (p.a.), con fecha 20 de octubre de 1937, informa al Juzgado de la capital que los inmuebles de carácter particular que pudieran pertenecer a Institutos o Congregaciones religiosas, los de carácter urbano, que parece que son los únicos sobre los cuales podría informar a la comisión del Estado, habiéndose hecho cargo de ellos a base de las declaraciones de particulares, si los hay que son propiedad de aquellas instituciones, no aparecen y deben figurar a nombre de personas interpuestas. En cuanto a los inmuebles rústicos, la Corporación no puede facilitar datos, por no tener ninguna relación con los mismos. Los edificios públicos – continúa el alcalde – como las iglesias y las casas de religión, aunque apropiados con carácter general por la Generalidad de Catalunya, están actualmente ocupados por diferentes personas jurídicas. “He aquí lo que hemos podido averiguar respecto al particular, gracias a la Oficina de Turismo Municipal”:

Edificios: Iglesia de Sant Miquel del Plà (Gay, 4), convertida en almacén de los Rabassaires. Asilo de Huérfanos de Tarragona (Santa Tecla, 7), en poder del Patrimonio Artístico de la Generalidad de Catalunya. Edificio de la comunidad de los Padres Carmelitas Descalzos (calle Conde del Asalto y anexos), destinado por la Consellería de Justicia de la Generalidad a Prisión del Partido Judicial, en sustitución de Pilatos. Reformatorio de Menores (Asilo de San José, en el Campo de Marte), propiedad del Ayuntamiento de Tarragona, destinado asilo de refugiados. Iglesia Catedral de Tarragona (Plaza de la Catedral, 5), destinada a Museo Nacional de Arte Gótico, propiedad del Patrimonio Artístico de Catalunya. Obra Pía Montserrat (Sant Pere de Sacelades), bajo control de la Consellería de Asistencia Social de la Generalidad. Edificio de las Hermanas Carmelitas de la Caridad (Calles San Agustín, s/n y Augusto, 13 y 7), convertido en Grupo Escolar “Ángel Guimerá”. C. T. Religiosas Terciarias Descalzas (Calle Desclazes, 1, Sant Llorenç, 35 y Descalzos, 5), convertido en refugio para evacuados. Convento de Ntra. Sra. de la Enseñanza (Portal del Carro, 8), destinado a refugio para evacuados. Hermanas Terciarias Carmelitas de San José (Calle de Mar, 17 y 18), destinado a refugio para evacuados. Instituto de las Hermanas de Santa Teresa de Jesús (Rambla 14 de Abril), convertido en sede de la UGT. Hermanas Terciarias Descalzas del Carmen (Calle Estanislao Figueras), convertido en Grupo Escolar “Ferrer i Guardia”. Monjas de Ntra. Sra. de la Enseñanza (Portal del Carro, 1, Ermitana, 4 y Portal del Carro, 6), convertido en grupo escolar “Eliseo Reclús”. Monjas de Santa Clara (R. Pau Iglesias, 2), edificio derribado “para la mejora de la ciudad”.

Rectoría de la iglesia de Sant Francesc (Rambla Pau Iglesias), incautada por la Comisió de l’Estatge. Rectoría de la Catedral (Pla de la Catedral, 4), convertida en Comisaría de Museos, Monumentos y Bibliotecas de Tarragona, bajo el control de la Consellería de Cultura de la Generalidad. Parroquia de la Trinitat, incautada por el Ayuntamiento. Parroquia de San Juan Bautista (Horta Gran), convertida en regularizadora de ventas. Arzobispado de la Diócesis de Tarragona (Calle Nazaret, 14), convertido en almacén de los Rabassaires; (Rambla Sant Joan, 46), en poder de la Comisió d’Estatge. Mitra del Arzobispado (R. Pau Iglesias, 7), local ocupado por la Cruz Roja. Mitra del Arzobispado (Trinquet Nou, 21), local ocupado por la Cruz Roja. Mitra del Arzobispado (Vilamitjana), local bajo el control del Patrimonio Artístico de Catalunya. Mitra del Arzobispado (Peixateries Velles, 10), Comisió de Estatge. Congregación del Hermanos del Corazón de María (Calle Sant Llorenç, 22), destinado a la acogida de refugiados. Palacio Arzobispal (edificio), hoy destinado a Museo Arqueológico, bajo el control del Patrimonio Artístico de Catalunya. Colegio Jesús y María (edificio) (Calle Méndez Núñez y anexos), ocupado como sede del sindicato CNT. Hermanos de las Escuelas Cristianas, edificio convertido en Hospital militar. Convento de la Presentación (Calle de la Paz), convertido en grupo escolar. Escuelas del convento de las Hermanas Carmelitas (Calles Augusto y Julia Nogués), convertido en Juzgado de 1ª Instancia y Juzgado Municipal. Iglesia de San Miguel (Plaza San Miguel y calle Gayi C. Mosques), convertida en almacén de los Rabassaires.

Fincas: Garroferal bajo el Palacio Arzobispal, propiedad del Ayuntamiento. Terreno en la prolongación de la Rambla de Sant Joan, propiedad del Ayuntamiento. Solar en la calle Estanislao Figueras, 23.

Objetos de culto: La alcaldía informa que, respecto a los diversos objetos de culto que se recogieron durante los primeros momentos de los hechos revolucionarios, por las autoridades y entidades antifascistas y otras, se encuentran en manos del Patrimonio Artístico de la Generalidad de Catalunya, y están depositados en el Museo Arqueológico (Palacio Arzobispal) y en el Museo Gótico (Catedral); si bien, según referencias, los objetos de metal de valor, sin interés arqueológico o artístico, fueron entregados a la Tesorería de la Generalidad de Catalunya.

Francesc Basco Gracià. Periodista. (Del libro inédito “La represión del Frente Popular en Tarragona”).

RIUDOMS (Tarragona): Veintidós ASESINATOS

RIUDOMS (Tarragona): Veintidós ASESINATOS

RIUDOMS: LA DESMEMORIA HISTÓRICA

FUERON PERPETRADOS VEINTIDÓS ASESINATOS

 INCENDIARON LA IGLESIA, DESTRUYERON UN CONVENTO Y QUEMARON EL ARCHIVO PARROQUIAL

En Riudoms (Baix Camp), la vida local transcurría de forma pacífica hasta las elecciones de febrero de 1936, cuando los dirigentes locales del Frente Popular comenzaron sus amenazas a la gente de orden. Antes de esa fecha, el Ayuntamiento estaba constituido por una mayoría de personas de derechas; y, en un principio, se evitó la alteración del orden público. Los problemas empezaron cuando el gobierno municipal pasó a manos de los dirigentes locales del Frente Popular, apoyados por la Generalitat republicana. Fueron cesados todos los concejales no adictos, que habían sido elegidos democráticamente. También se ordenó la reposición de los rabasaires y aparceros. Pocos días después era asesinado el alcalde. Las autoridades locales actuaban siempre en consonancia con el Comité revolucionario de Reus, de donde recibían las órdenes e instrucciones para actuar y asentarse en el poder. Así empezó la violencia, la represión, los encarcelamientos y los asesinatos; así comenzaron su trabajo los matones.

 

Estos fueron los dirigentes más destacados del Frente Popular en la población: Ramón Nuet Hortoneda (POUM), José Ferré Mestres, José Vidal Serret, Salvador Solanas Martí (ERC), Isidro Ferraté Munté (ERC), José Capdevila Muñoz (ERC), José Caparó Coll (ERC), Juan Anguera Cabré (ERC), Francisco Llauradó Guinjoán (ERC), José Santís Nadal (PSUC), Enrique Muntaner Barrera (PSOE), Buenaventura Junivart Pedrol (CNT, Rabassaire), Lorenzo Molons Gispert (PSOE), Tomás Domingo Giol (CNT), Juan Domingo Casas (CNT), Conrado Gispert Sendrós (CNT), Isidro Pitarch (Acción Catalana), Antonio Gros Agramunt (ERC), José Torrell Mariñas (ERC), José Escolá Vidal (ERC).

 

Formaban el Comité local revolucionario Ramón Nuet Hortoneda, José Ferré Mestre, José Vidal Serret, Salvador Solanas Martí, José Capdevila Martí, José Caparó Coll y Paulino Mastre Guinjoán. El Ayuntamiento del Frente Popular estuvo constituido por Buenaventura Junivart Pedrol (ERC), Enrique Montané Barrera (PSOE), Paulino Mestre Guinjoán, Lorenzo Molons Gispert (PSOE), Isidro Pitarch (Acción Catalana), Ramón Nuet Hortoneda (POUM) y José Escolá Vidal (ERC).

 

Fueron dirigentes de las colectivizaciones, Buenaventura Junivart Pedrol y Tomás Domingo. Capitaneaban las patrullas de milicianos, Juan Vernis (asesinado por ellos mismos), Leandro Ferré Llorens y Ramón Aguiló Muntané. Las decisiones judiciales las tomaban Lorenzo Molons y Paulino Mestre. Enviaban al Comité revolucionario de Reus las sentencias que acordaban imponer a las personas que detenían. Algunos de los condenados fueron ejecutadas en Reus. Impusieron multas a gente de derechas y requisaron los frutos del campo de quienes no pensaban como ellos. Para encarcelar a los detenidos se utilizaban los bajos del Ayuntamiento, donde existían dos calabozos. Pasados unos días, los presos eran trasladados a lugares deshabitados para asesinarlos. Algunos fueron trasladados al barco – prisión Río Segre, de Tarragona, y sacados más tarde para fusilarlos sin ser juzgados. Se amenazó e impusieron multas por un valor superior al medio millón de pesetas, a los familiares de emboscados o huidos para evitar incorporarse al Ejército popular.

 

Entre los desmanes y atropellos cometidos cabe destacar la persecución religiosa, con el asesinato de tres sacerdotes (uno de ellos, beatificado), el saqueo de la casa rectoral, el convento de las Hermanas de la Consolación, el incendio de la iglesia parroquial (una joya, de gran valor histórico y artístico), la ermita de Sant Antoni y la destrucción del valioso patrimonio artístico. También fueron quemados la biblioteca, el archivo parroquial y la capilla de la Verge María. Respecto a la propiedad privada, impusieron cuantiosas multas, incautaron y colectivizaron fincas rústicas de varios vecinos y fueron saqueadas numerosas casas. Se retiraron fondos pertenecientes a varios cuentacorrentistas locales. El comercio quedó eliminado, porque había un sindicato que lo controlaba todo. La agricultura fue en gran parte colectivizada. También fue asaltado el Sindicato de Defensa Agrícola y la Caja Rural, robando el metálico y quemando todos los valores y documentos.

 

El 15 de enero de 1936, la población fue liberada por las fuerzas nacionales, a las que recibieron con alegría por la mayoría del vecindario, obsequiando a los soldados de cuanto poseían en sus casas. Mientras, quienes ocuparon cargos durante el periodo del Frente Popular se escondieron en otras poblaciones o iniciaron el camino del exilio, en dirección a la frontera francesa.

riudoms1

El 12 de abril de 1939, el nuevo gobierno municipal envía a la Causa General de Tarragona la relación de personas asesinadas en el municipio, que se relacionan en el Estado número 1.

1.- JAIME DOMÉNECH BAGUÉS, de 41 años de edad, comerciante, afiliado al partido Tradicionalista y exalcalde, asesinado el 25 de agosto de 1936 en el cementerio de Valls. Su hijo, Buenaventura Doménech Hugas, de 22 años de edad, casado, declara ante el juez que su padre fue detenido por Rafael Cavallé Saladié, de Tivissa, y Ramón Bonet, de Roquetas, en su domicilio, el 12 de agosto de 1936. Fue conducido al depósito de detenidos de Riudoms, a disposición del Comité revolucionario local, donde permaneció hasta el 25 de dicho mes, en que fue trasladado a Tarragona. Fue asesinado el mismo día en las cercanías del cementerio de Valls, donde fue hallado su cadáver. Como personas sospechosas de haber participado en el crimen señala al Comité de Riudoms y a Estanislao Salvadó Fortuny, de Tarragona, que cumple condena en la cárcel de la capital. La víctima era natural de Riudoms, hijo de Buenaventura y María, casado con Concepción Hugas Mestre, de cuyo matrimonio quedaron tres hijos: Buenaventura, Jaime y María de los Ángeles, de 22, 18 y 11 años de edad, respectivamente.

2.- BUENAVENURA RIBAS GIMBERNAT, de 48 años de edad, empleado, de derechas, auxiliar del secretario del Ayuntamiento, asesinado el 24 de agosto de 1936 en las cercanías del cementerio de Valls. Su esposa, Coloma Ribas Massó, de 53 años de edad, declaró ante el juez que su marido fue detenido por Leandro Ferré Llorens, difunto, y Juan Domingo, exiliado en Francia. Fue conducido al depósito municipal de detenidos, a disposición del Comité local, donde permaneció hasta el día 24 del mismo mes, fecha en que fue trasladado a Tarragona y asesinado detrás del cementerio de Valls. Como personas sospechosas de haber participado en el crimen señala al Comité de Riudoms, y de manera especial a Estanislao Salvadó Fortuny, de Tarragona, encarcelado en la capital. Los miembros del Comité se hallaban escondidos o huidos en Francia. La víctima era natural de Vilanova d’Escornalbou, hijo de José y de Agustina, casado con la declarante, de cuyo matrimonio no quedaron hijos.

3.- JOSÉ FONT VIRGILI, de 66 años de edad, agricultor, presidente del Ateneo Tradicionalista, asesinado el 24 de agosto de 1936 cerca del cementerio de Valls. Su hijo, Juan Font Mestre, de 45 años de edad, soltero, empleado, declara ante el juez que su padre fue detenido por Rafael Cavallé Saladié, de Tivissa, y Antonio Sentís Nadal, de Riudoms, en su domicilio, el 9 de agosto de 1936. Fue conducido al depósito municipal de detenidos, a disposición del Comité local, donde permaneció hasta el 24 del mismo mes, en que fue trasladado a Tarragona y asesinado el mismo día detrás del cementerio de Valls, donde fue hallado su cadáver. Como personas sospechosas de haber participado en el crimen señala al Comité de Riudoms, cuyos componentes se hallan escondidos o huidos a Francia. La víctima era hijo de José y de Francisca, casado con Teresa Mestre Nogués, de cuyo matrimonio quedaron cuatro hijos: Juan, José, Teresa y Francisca, de 39, 36, 33 y 29 años de edad, respectivamente.

4.- AVELINO DOMINGO ORTIGA, de 67 años de edad, carpintero, tradicionalista, asesinado el 24 de agosto de 1936 cerca del cementerio de Valls. Su hijo, José María Domingo Gispert, de 41 años de edad, soltero, declara ante el juez que su padre fue detenido por Juan Giol Nogués, de Riudoms, y Ramón Bonet, de Roquetas, en la calle Sanjurjo, el 12 de agosto de 1936. Fue conducido al depósito municipal de detenidos, a disposición del Comité local, donde permaneció hasta el 24 de dicho mes, cuando fue conducido a Tarragona y asesinado detrás del cementerio de Valls. El cadáver presentaba dos heridas de bala cerca del corazón. Como personas sospechosas de haber participado en el crimen señala al Comité de Riudoms, y de manera especial a Estanislao Salvadó Fortuny, de Tarragona, en la cárcel de la capital. La víctima era hijo de Francisco y de María, casado con María Gispert Jansá, de cuyo matrimonio quedaron cuatro hijos: María, Magdalena, José María y Josefa, de 43, 37, 35 y 29 años de edad, respectivamente.

5.- AVELINO DOMINGO GISPERT, de 40 años de edad, carpintero, tradicionalista, asesinado el 24 de agosto de 1936 cerca del cementerio de Valls. Su esposa, Rosa Fargas Salvadó, de 45 años de edad, declara ante el juez que su marido fue detenido por Juan Giol Nogués, de Riudoms, y Ramón Bonet, de Tortosa, en la calle, el 18 de agosto de 1936. Fue conducido al depósito municipal de detenidos, a disposición del Comité local, donde permaneció hasta el 24 del mismo mes, en que fue conducido a Tarragona y asesinado detrás del cementerio de Valls. Su cadáver fue hallado en el cementerio de Valls. Como sospechosos de haber participado en el crimen señala al Comité de Riudoms, y de manera especial a Estanislao Salvadó Fortuny, de Tarragona, preso en la cárcel provincial de la ciudad. El resto de hallan escondidos o huidos a Francia. La víctima era hijo de Avelino y de María, casado con la declarante, de cuyo matrimonio quedaron dos hijos: Avelino y Juan María, de 12 y 7 años de edad, respectivamente.

6.- JUAN ROIGET PEDROLA, de 53 años de edad, empleado, de derechas, sereno municipal, asesinado el 24 de agosto de 1936 cerca del cementerio de Valls. Su sobrino, Juan Roiget Pedrola, de 40 años de edad, casado, declara ante el juez, que su tío fue detenido por Juan Vernís Bofarull, de Riudoms, y Ramón Bonet, de Roquetas, en su domicilio el 16 de agosto de 1936. Fue conducido al depósito municipal de detenidos, de donde fue sacado el 24 del mismo mes y asesinado detrás del cementerio de Valls. Como presuntos autores del crimen señala al Comité de Riudoms, de manera especial a Juan Vernís Bofarull y Ramón Bonet. Respecto al paradero de los mismos, dice que la mayoría se hallan escondidos o exiliados en Francia. Vernís fallecido y de Bonet se desconoce su paradero. La víctima era natural de Riudoms, hijo de Antonio y de María Teresa, casado con Mercedes Grau Pellicer, de cuyo matrimonio no quedaron hijos.

7.- DOMINGO MASIP MESTRE, de 50 años de edad, agricultor, tradicionalista, asesinado el 24 de agosto de 1936 en el cementerio de Valls. Su esposa, María Fargas Pujol, de 41 años de edad, declara ante el juez que su marido que su marido por Juan Vernís Bofarull y Rafael Cavallé Saladié en su finca, situada en la partida Burgá, el 12 de agosto de 1935. Fue conducido al depósito de detenidos de la villa y trasladado a Tarragona el mismo día, y asesinado detrás del cementerio de Valls. Señala como responsables del crimen a los integrantes del Comité marxista local, todos escondidos o huidos a Francia. La víctima era hijo de Domingo y de Florinda, casado con la declarante, de cuyo matrimonio quedaron dos hijas, María y Florinda, de 10 y 27 años de edad, respectivamente.

8.- MARCOS FORCADELL PUJOL, de 33 años de edad, agricultor, tradicionalista, presidente de la Acción Católica, asesinado el 24 de agosto de 1936 en el cementerio de Valls. Su hermano, José Forcadell Pujol, de 35 años de edad, casado, labrador, declara ante el juez que Marcos fue detenido por José Carballido y otros tres milicianos cuyo nombre ignora en una finca situada en el Camino de Venlos, el 13 de agosto de 1936. Fue detenido al depósito municipal de detenidos, de donde fue sacado el 25 del mismo mes y asesinado el mismo día detrás del cementerio de Valls. Su cadáver fue hallado en el cementerio de Valls. Como sospechosos de haber participado en el crimen señala a Ramón Nuet Fortuny y José Caparó Coll; el primero huido a Fragancia y el segundo, escondido. La víctima era hijo de Marcos y de Teresa, soltero.

9.- JOSÉ ALSINA PAULA, de 53 años de edad, agricultor, tradicionalista, asesinado el 25 de septiembre de 1936 en el cementerio de Roda de Berà (Tarragonès). Su padre, José Alsina Rovira, de 80 años de edad, viudo, propietario, declara ante el juez que su hijo José fue detenido por José Sentís Nadal y Juan Giol Nogués el 25 de septiembre de 1936. Fue detenido al depósito municipal de detenidos, del cual fue sacado la misma noche y asesinado en el Arco de Berá (Roda de Berá). Su cadáver fue hallado en el cementerio de Roda. Como sospechosos de haber participado en el crimen señala al Comité local, escondidos o huidos a Francia. La víctima era hijo de José y de Rosa, soltero.

10.- PEDRO FONT BERTRÁN, de 31 años de edad, comerciante, tradicionalista, asesinado el 25 de septiembre de 1936 en el Arco de Berá, término municipal de Roda de Berà (Tarragonès). Su hermano, José Font Bertrán, de 43 años de edad, casado, comerciante, declara ante el juez que Pedro fue detenido por milicianos de la localidad en su propio domicilio, el 25 de septiembre de 1936. Fue conducido al depósito municipal de detenidos, del cual fue sacado y conducido al Arco de Berá (Roda de Berá), donde fue asesinado. Su cadáver fue hallado en el cementerio de Roda. Como sospechosos de haber participado en el crimen señala al Comité de Riudoms, y de manera especial a Ernesto Domingo Subirats, de Reus, actualmente huido a Argentina; el resto se hallan escondidos o huidos a Francia. La víctima era hijo de Pedro y de Josefa, soltero.

11.- MIGUEL LLORENS MOLONS, de 62 años de edad, agricultor, tradicionalista, jefe de Acción Ciutadana, asesinado el 25 de septiembre de 1936 en el cementerio de Roda de Berà (Tarragonès). Su hijo, José Llorens, de 37 años de edad, casado, labrador, declara ante el juez que su padre fue detenido por José Sentís Nadal y Juan Giol Nogués en su propio domicilio, el 24 de septiembre de 1936. Fue conducido al depósito municipal de detenidos, de donde fue sacado la misma noche y asesinado en el Arco de Berá, municipio de Roda de Berá. Sus restos mortales fueron hallados en el cementerio de Roda. Como sospechosos de haber participado en el crimen señala a todos los componentes del Comité de Riudoms, y manera especial un tal Gispert, de Reus. Su paradero, “unos fusilados, otros escondidos y otros en Francia”. La víctima era hijo de Miguel y de Carmen, casado con Teresa S. Lastre, de cuyo matrimonio quedaron dos hijos, José y Carmen, de 37 y 41 años de edad, respectivamente.

12.- JAIME ANGUERA TIÓ, de 57 años de edad, agricultor, concejal del Ayuntamiento, asesinado el 25 de septiembre de 1936 en el cementerio de Roda de Berà (Tarragonès). Su esposa, Matilde Mestre Cabré, de 57 años de edad, natural de Vilapalana, de profesión su sexo, declara ante el juez que su marido fue detenido por varios milicianos de la villa en su domicilio el 24 de septiembre de 1936, fue trasladado al depósito municipal. La noche siguiente fue conducido en un coche al Arco de Berá, donde fue asesinado. Su cadáver fue hallado en el cementerio de Roda de Berá. Como personas presuntamente implicadas en el crimen señala al Comité de Riudoms, escondidos o huidos a Francia. La víctima era hijo de Ramón y de Francisca, casado con la declarante, de cuyo matrimonio quedaron tres hijos, Francisca, Jaime y Matilde, de 36, 35 y 26 años de edad, respectivamente.

13.- LORENZO ANGLÉS FIGUEROLA, de 59 años de edad, guarnicionero, de derechas, asesinado el 14 de agosto de 1936 en el cementerio de Reus. Su hijo, Sebastián Anglés Besora, de 29 años de edad, soltero, labrador, declara ante el juez que su padre fue detenido por Juan Vernís Bofarull, de Riudoms, y Ramón Bonet, de Tortosa, en su propio domicilio, el 13 de agosto de 1936. Fue conducido al depósito municipal de detenidos, de donde fue sacado y asesinado el 14 de mismo mes en el término municipal de Reus, en el lugar conocido como Mas Besora. Su cadáver presentaba tres heridas por arma de fuego en la cabeza, muslo y espalda; sus restos recibieron sepultura en el cementerio de Reus. Como sospechosos de haber participado en el crimen señala a los miembros del Comité local de Riudoms, unos, escondidos y otros huidos a Francia. La víctima era natural de Alcover, hijo de José y de María, casado con Rosa Besora Socias, que cuyo matrimonio quedaron cuatro hijos, Sebastián, Lorenzo, José y Carmen, de 23, 22, 18 y 9 años de edad, respectivamente.

14.- EUSEBIO MARÍA SANTÍS SIMEÓN, de 42 años de edad, farmacéutico, tradicionalista, afiliado a la CEDA. Era el farmacéutico titular de la población; fue asesinado el 11 de octubre de 1936 en el cementerio de Torredembarra (Tarragonés). Su hija, María Dolores Sentís Alsina, de 23 años de edad, soltera, declara ante el juez que su padre fue detenido en su domicilio el 12 de agosto de 1936. Fue ingresado en la cárcel del pueblo, donde permaneció durante unos quince días y trasladado al barco – prisión Río Segre, surto en Tarragona, de donde fue sacado el 11 de noviembre de 1936 y asesinado en las tapias del cementerio de Torredembarra. Fue enterrado en una fosa común. Su cadáver fue exhumado e identificado en junio de 1939, presentaba heridas por arma de fuego. Fue trasladado al cementerio de Riudoms, donde descansan sus restos mortales.

15.- BEATO MIGUEL SALUDES CIURET, de 69 años de edad, sacerdote, natural de Alforja (Baix Camp), donde nació en 1867. Fue ordenado sacerdote el 23 de mayo de 1891; era cura párroco de Les Borges del Camp, adscrito a Riudoms desde marzo de 1936. Asesinado el 11 de noviembre del mismo año en el cementerio de Torredembarra. El 25 de julio fueriudoms2 detenido por milicianos del control de Alforja, cuando llegaba al pueblo en un carro acompañado de su hermana María, para refugiarse en el domicilio de su hermano Isidro, agricultor. Les obligaron a subir a un camión, golpeándole las espaldas e injuriándole con palabras soeces. Al pasar por Les Borges del Camp, de donde había sido cura párroco, el vehículo fue detenido por el Comité local. Muchos de sus ex feligreses se escondieron en sus casas, mientras vecinos extremistas salían de sus viviendas para insultarle. Al pasar por Riudoms también se detuvieron, recibiendo nuevos insultos por parte de extremistas anticlericales. En Reus los pasearon ante una multitud que les insultaba. Luego fueron trasladados al Ayuntamiento, separando a los dos hermanos. Preguntaron al sacerdote de dónde había sido párroco, a lo que contestó sin disimular su condición sacerdotal. Fue conducido al barco – prisión Río Segre, surto en el puerto de Tarragona, después de haber permanecido durante doce días en la cárcel de Reus. El día 11 de noviembre de 1936 fue asesinado en las tapias del cementerio de Torredembarra, junto a otros 22 compañeros de martirio. Su cadáver fue hallado en una fosa común del mencionado cementerio. Sus restos mortales fueron trasladados al cementerio de Les Borges del Camp el 16 de julio de 1939; recibieron cristiana sepultura junto a los restos de sus padres. Como personas sospechosas de haber participado en el crimen, su hermano, Isidro Saludes, declara ante el juez que en el Comité local vio a Bautista Badet Ciuret y otro, apodado de Cal Esquerre, llamado Jaime Saludes Aleu, que estaban haciendo guardia, entre otros. De entre los que formaban parte del Comité local recuerda a Antonio Fusté, Emilio Puig Amorós, Juan y José Grifoll Huguet, José Juanpere Crivillé, José Salvadó Piqué, José Solanellas (a) “Fusté nou”, Francisco Capellas Serres, Juan Tur Amposta. Todos formaban parte del comité revolucionario.

16.- MOSÉN JOSÉ MARÍA MESTRE GAVALDÁ, de 41 años de edad, sacerdote, vicario coadjutor de Riudoms, asesinado el 25 de julio de 1936 cerca del cementerio de Reus. Nació en Riudoms el 22 de noviembre de 1897. Cuando fue martirizado desempeñaba la función de coadjutor de la parroquia. A partir de 19 de julio de 1936, el sacerdote se retiró al “Mas Juanheu”, finca de su propiedad, donde, a las nueve de la mañana del día 27 de julio de riudoms31936, fue apresado por una patrulla de milicianos, que le trasladaron al local de la Sociedad Republicana, y después, al Ayuntamiento. A las 12,30 horas del mismo día fue trasladado a la finca rústica de Pedro Salomó, colindante con el cementerio de Reus, donde fue martirizado. Sus restos mortales fueron inhumados en el cementerio de Reus y trasladados posteriormente al de Riudoms. Su hermana, Rosa Mestre Gavaldá, de 52 años de edad, casada, natural y vecina de Riudoms, declara ante el juez que su hermano fue detenido por Ramón Benet y un tal Castellví, de Tivissa, el 27 de julio de 1936. A las 9:00 horas fue conducido al Ayuntamiento y a las 12:30 horas fue sacado de allí y asesinado en la finca rústica de Pedro Salomó, colindante con la carretera de Reus. Su cadáver presentaba varias heridas por arma de fuego en la cabeza. Como personas sospechosas de haber participado en el crimen cita a Ramón Bonet y José Pallejá Sentís, el primero residente en Roquetas (Tortosa) y el segundo, huido a Francia. Su defunción fue inscrita en el registro civil de Reus, testificada por Sebastián Fargas y Enrique Gispert. (AHN, CGT, fol.1447).

17.- CONRADO SALVADÓ GISPERT, de 55 años de edad, militar, de derechas, comandante de Infantería retirado acogiéndose a la Ley Azaña, asesinado el 26 de septiembre de 1936 en el cementerio de Moncada (Barcelona). El juzgado número 4 de Barcelona, con fecha 31 de agosto de 1943, envió el acta de desaparición de la víctima. Acogía a su hermano, el sacerdote Marcos Salvadó Gispert. Ambos fueron apresados e internados en la terrible checa San Elias. Perecieron fusilados en el cementerio de Moncada (Barcelona).

18.- MOSÉN MARCOS SALVADÓ GISPERT, de 58 años de edad, sacerdote, cura párroco de Botarell, asesinado el 26 de septiembre de 1936 en el cementerio de Moncada (Barcelona). riudoms4Nació en Riudoms el 11 de junio de 1882. En el momento de su muerte era cura regente de Botarell. Se trasladó a Barcelona, a primeros de agosto de 1936. Se refugió en casa de un hermano, el comandante del Ejército, Conrado Salvadó, en cuyo domicilio fue detenido con su hermano, a primeras horas de la noche del 26 de noviembre de 1936, por las patrullas de control del Clot (Barcelona). Se los llevaron a su centro de San Martín de Provensals. Después de una corta estancia en la terrible checa situada en el convento de San Elías, fue asesinado con su hermano en el cementerio de Montcada. Allí fueron reconocidos sus restos mortales en 1940, una vez concluida la guerra civil.

Trinidad Salvadó Gispert, de 56 años de edad, casado, de profesión médico cirujano, natural y vecino de Riudoms, el 30 de mayo de 1945, declara ante el juez de Riudoms que su hermano, Marcos Salvadó Gispert, presbítero, de 56 años de edad, con domicilio en Botarell, fue detenido por las patrullas de control del Clot (Barcelona), el 26 de noviembre de 1936, siendo conducido al local de dichas patrullas, ignorándose lo demás que pudiera ocurrirle. Su cadáver fue hallado en el cementerio de Moncada (Barcelona). No pudieron practicarle la autopsia dado su estado de descomposición. Ignora las personas que participaron en el crimen. Su defunción fue inscrita en el Juzgado número 4 de Barcelona. (AHN, CGT, fol. 1530).

19.- JOAQUÍN CAPAFONS TOST, de 33 años de edad, herrero, de derechas, asesinado el 19 de agosto de 1936 en el cementerio de Reus. Su esposa, Joaquina Medina Ataz, de 48 años de edad, natural de Murcia, declara ante el juez que su marido fue detenido por la patrulla de control del Clot (Barcelona) en su domicilio de la Ciudad Condal el 26 de noviembre de 1936. Fue conducido al control del Clot y luego al cementerio de Moncada donde fue asesinado. Su cadáver fue hallado en dicho cementerio. Como sospechosos de haber participado en el crimen señala al Comité de Riudoms, especialmente a Ramón Nuet Hortoneda, Tomás Domingo Giol y Enrique Muntané Barrera, todos exiliados en Francia. La víctima era natural de Riudoms, hijo de Juan y de María, casado con la declarante, de cuyo matrimonio quedaron dos hijos, María Dolores y Montserrat, de 20 y 16 años de edad, respectivamente.

20.- JOAQUÍN GUILLEM NOMEN, de 44 años de edad, empleado, afiliado al partido Tradicionalista, asesinado el 25 de julio de 1936 en Reus por el Comité marxista de la Selva del Camp. Su esposa, Teresa Vidal Millán, de 47 años de edad, natural de La Galera (Montsiá), declara ante el juez que su marido fue detenido por milicianos el 25 de julio de 1936. Fue conducido al término municipal de Reus, en las inmediaciones de la finca del doctor Restituto Amézaga, donde fue asesinado y enterrado en el cementerio de Reus. Como sospechosos de haber participado en el crimen señala a miembros del Comité de la Selva del Camp. Ignora su paradero, pero supone que hay algunos de muertos y otros exiliados en Francia. La víctima era natural de Tivissa (Ribera d’Ebre), hijo de Francisco y de Leonor, casado con la declarante, de cuyo matrimonio quedó una hija de 20 años, llamada Leonor.

21.- PEDRO ROVIRA BERTRÁN, de 45 años de edad, comerciante, de derechas, asesinado el 13 de enero de 1939 en Montbió de Tarragona (Baix Camp), por militares del Ejército republicano, desconocidos. Su hermana, María Rovira Bertrán, de 44 años de edad, casada, declara ante el juez que su hermano fue detenido por las fuerzas rojas en el término municipal de Montbrió el día 13 de enero de 1936, conducido a un barranco y asesinado por las expresadas fuerzas. Su cadáver presentaba una herida por arma de fuego de entrada por la mejilla.

22.- JUAN VERNIS BOFARULL, de 48 años de edad, minador, miliciano rojo, asesinado en el cementerio de Reus. Como sospechosos de haber participado en el crimen se relaciona a Ramón Nuet Hortoneda, Tomás Domingo Giol y Juan Domingo Casas, todos en Francia; Paulino Mestre Guinjoan, sentenciado. Todos pertenecían al Comité local.

 

SOSPECHOSOS E INDUCTORES.- Personas sospechosas de haber participado en estos crímenes: Tomás Domingo Giol, Ramón Nuet Hortoneda y Juan Domingo Casas, en Francia; Isidro Pitarch Peñasco, escondido; Paulino Mestre Guinjoan, sentenciado; Enrique Muntané Barrera y José Sentis Nadal, en Francia; Ernesto Domingo Subirats, en Argentina; José Caparó Coll y José Caparó Mallafré, escondidos; Joan Mallafré Salvadó, en Francia; José Garbellido Noella y Leandro Ferré Llorens y Buenaventura Alsina Fargas, sentenciados; Juan Giol Nogués, escondido; José Nogués Cubells, Ramón Aguiló Muntané y Juan Anguera Cabré, en Francia; Lorenzo Molons Gispert, sentenciado; Ramón Nogués Cubells, detenido; Juan Aguiló Muntané, en Porrera; Luís Fontboté Gispert y Juan Domingo Giol, en Francia; Antonio Sentís Nadal, escondido; Juan Margalef Muria, Jaime Ferré Nogués y Juan Figueras Ferré, sentenciados; Ramón Gimeno Descarrega, José Pallejá Sentís, Isidro Ferraté Munté, Conrador Gispert Sendrós y Buenaventura Junivart Pedrol, todos en Francia. Siguen relacionadas una serie de personas, consideradas inductores de estos crímenes. Son Estanilao Salvadó Fortuny y José Vidal Serret, detenidos; José Massó Gispert, Marcos Vidal Benach, Asunción Fortuny Folch y Antonio Massó Fontboté, en Riudoms; Juan Font Ferré, en Francia; Mariano Durán Bertrán y Enrique Muntané Quintana, detenidos; Roque Aguiló Grau, en Porrera; José Capdevila Muñoz, Jaime Segriá Cañellas y Francisco Llauradó Guingoan, en Riudoms.

 

INCENDIARON LA IGLESIA. ASALTARON EL CONVENTO

DE LA CONSOLACIÓN Y DESTRUYERON EL ARCHIVO PARROQUIAL

riudoms5

El 23 de julio de 1936 fue incendiada la iglesia parroquial, considerada una joya histórica y cultural, con todos los altares, imágenes religiosas y objetos de culto. Quedó devastada e inservible. También fueron quemados todos los altares, las imágenes religiosas y los objetos de culto de la ermita de Sant Antoni y la capilla de la Verge María del hospital municipal. Con la consiguiente profanación y la destrucción del archivo parroquial. Salieron perjudicados el arzobispado de Tarragona, el municipio y el pueblo de Riudoms. Asaltaron y saquearon la casa rectoral, el convento de las Hermanas de la Consolación y varias casas particulares.

 

También asaltaron y robaron dinero en metálico, quemaron todos los valores y documentos existentes en el Sindicato Agrícola y la Caja Rural. Fueron impuestas multas a vecinos de ideales derechistas, por un importe total superior al medio millón de pesetas. Incautaron fincas de Luisa Alegret Durán, viuda de Salvadó; Tomás Llecha Codina, Teodoro Cavallé Borrás, Conrado Salvadó Gispert, Marcos Ribas Llecha, Juan Torres Fontboté, Antonio Llorens Figuerola y otros propietarios del término municipal. Relaciona unos sesenta vecinos presuntamente responsables de los sucesos reseñados.

 

IGLESIA PARROQUIAL DE SANT JAUME APÓSTOL.- Es un importante edificio renacentista (1610-1617), que quedó parcialmente destruido. Iglesia de una nave, con bases, columnas y molduraje general de piedra de sillería. Edificio de líneas góticas, del siglo XVI, que sufrió daños notables. Provocaron un incendio en su interior, con derrumbamiento del coro y dos púlpitos, rotura de arcos y trecerías, grada y molduras, todo de sillería. Derrumbaron la sacristía, que formaba un cuerpo contiguo. Desapareció la carpintería y las vidrieras. Desperfectos generales en el resto de las fábricas. Quedaron destruidos los retablos, entre los que destacan el de Sant Joan, de estilo plateresco, y el de la Verge del Roser, barroco. Una imagen de la Virgen con el Niño, escultura en piedra, con restos de la policromía original, del siglo XIV, fue rota en varios pedazos y mutilada en sus partes más nobles. Se conservaron los fragmentos, que permitirían una reconstrucción muy incompleta. El arquitecto Monravá valora los daños en 300.000 pesetas; y el edificio en su estado anterior de la devastación, en 800.000 pesetas. El documento está fechado el 18 de enero de 1940.

 

SUBVENCION DEL ESTADO.- El 22 de noviembre de 1941, la junta nacional de Reconstrucción de Templos Parroquiales comunica al arzobispado proponer a la superioridad una subvención de 150.000 pesetas para la reconstrucción del templo parroquial de Riudoms. El párroco certifica el 31 de diciembre de 1942, que desde el día 9 de enero de 1940, día en que empezaron las obras de reparación del templo hasta la fecha, se ha invertido en la obra la cantidad de 52.000 pesetas, entre materiales, jornales y honorarios del arquitecto y el aparejador. Al mismo tiempo, el párroco informa que la junta de obras está formada por las siguientes personas: Francisco Duch como presidente; Marcos Ribas Llecha, como alcalde; y como vocales, Tomás Llecha Ribas, José Fontgibell Moix, Antonio Llorens Figuerola y Jaime Vidal Serret.

 

El 12 de noviembre de 1943, el párroco de Riudoms, mosén Francisco Duch, escribe al arzobispado informando que el arquitecto Monravá, a requerimiento del señor Sentis, elevará a la junta de Reparación de Templos Parroquiales una instancia “pidiendo una ampliación de la subvención de 150.000 pesetas que nos fueron concedidas para la reparación de nuestro templo, y que juntamente con las 165.380 pesetas aportadas hasta la fecha por esta feligresía, ha sido insuficiente para la ejecución de las obras necesarias, a fin de habilitar este templo, tan gravemente deteriorado por las llamas, durante la pasada revolución”. Informa que tienen completamente reparada la bóveda central y el entablamento, excepto la parte correspondiente al ábside, “que precisamente es la parte más deteriorada, a causa del incendio del andamiaje del altar mayor”. Está también reparado el tejado y la espaciosa sacristía. Quedan para reparar las naves laterales, cuyos revocos se van desprendiendo, y los arcos de dichas naves,, algunos de los cuales están completamente calcinados, por cuyo motivo amenazan ruina. Se han de cerrar las vidrieras, el rosetón y los once ventanales que dan luz al templo. El párroco añade que, a pesar de lo mucho que se ha hecho, y cuyo importe sobrepasa la cantidad de 70.000 duros (350.000 pesetas), “sin estos detalles es muy difícil restablecer el culto para una población de 4.000 almas”.

 

Con fecha 28 de noviembre de 1944, la dirección general de Asuntos Eclesiásticos del Ministerio de Justicia comunica al administrador apostólico de Tarragona que ha sido tramitada ante la delegación del Gobierno en la Industria Siderometalúrgica, “la petición de material de hierro con destino a las obras de reconstrucción de la iglesia parroquial de Riudoms”.

 

ERMITA DE SANT ANTONI.- Edificio renacentista popular, fechado en 1702, por inscripción en la portada. Consta de una nave con capillas. Las puertas de la sacristía son barrocas. Se conservan interesantes pinturas al fresco. Fue saqueada, destruidos los retablos y las imágenes religiosas.

 

Francesc Basco Gracià. Periodista. (Del libro inédito La represión del Frente Popular en Tarragona).

La Cataluña de Companys: “lo ataron a un coche que lo arrastró 20 kilómetros”

La Cataluña de Companys: “lo ataron a un coche que lo arrastró 20 kilómetros”

SOMATEMPS Catalanitat és Hispanitat

El padre Camí nació en 1907 en Aitona (Lérida), en cal Povo. Tenía cinco hermanos más. Era un joven ejemplar por su vida y costumbres, de comunión diaria y de confesión semanal, considerado como un perfecto seminarista. Fue ordenado sacerdote con 23 años.

foto-dins_9Estalló la Guerra Civil y el holocausto de las persecuciones. No hizo ningún caso, de las advertencias de no tocar a Misa y del aviso que recibió de que aquella noche lo irían a buscar. Le ofrecieron alojarse en una torre para esconderse y lo rehusó. Tampoco tuvo en cuenta los consejos de no vestirse de cura, pero rehusó y contestó: “Muchas gracias. Si alguna vez os enteráis de que me han matado, podéis estar seguros que lo harán con la sotana puesta”.

El comité de Aitona le fue a buscar a su casa sin que él opusiera ningún tipo de resistencia. Fue golpeado…

Ver la entrada original 83 palabras más

“El asesinato de los hermanos Badia”, por Pío Moa

“El asesinato de los hermanos Badia”, por Pío Moa

SOMATEMPS Catalanitat és Hispanitat

badia2

Cabe hablar de Gran Historia, que gira en torno a fuerzas impersonales, y de Pequeña Historia, en la que la anécdota personal pasa a primer plano. La segunda es más popular, porque a la gente suele aburrirle las exposiciones algo abstractas. Un ejemplo lo ofrecerían el asesinato de los hermanos Badia y sus consecuencias.

En El derrumbe de la República y la Guerra Civil escribí:

En marzo [es una evidente errata] los anarquistas asesinaron a los hermanos Badia, uno de los cuales tan relevante papel había tenido en la rebelión de 1934. Se intentó atribuir el atentado a la Falange, y los burgueses de izquierda no lograban disimular su despecho. Miquel Badia había declarado a La Ciutat el 25 de octubre anterior: “Si hubiéramos triunfado, nuestra República [catalana] habría dado el máximo de libertades sindicales. Habría tomado la forma socialista, reformista o comunista, siguiendo el desarrollo de las masas. Todo…

Ver la entrada original 1.491 palabras más

Las víctimas ocultas del Frente Popular – Francisco Torres García / Diario YA

Verdades Ofenden

Resultado de imagen de milicianos verdadesofenden

Milicianos de ERC llegados de Barcelona llevan a los detenidos hacia el castillo de Dalt Vila – Ibiza

Francisco Torres García.- @TorresDiario

No sería exagerado afirmar que la “memoria histórica” no es más que un “gran engaño”, una maniobra de viejo cuño propia del comunismo desde los años treinta. Un “gran engaño” surgido de la mano de unas asociaciones pantalla aparentemente neutras, pero vinculadas a la izquierda extrema o no tanto (si se rastrea el origen de muchas de las asociaciones se acaba invariablemente en Izquierda Unida), apoyada por un conjunto de historiadores con patente de corso para convertir las consignas en aparente “historia académica” -vitola que se autoimponen para así intentar invalidar cualquier otra investigación esquivando el debate-, casi todos ellos discípulos directos o indirectos de aquel gran manipulador llamando Tuñón de Lara (llegó a escribir que las derechas incendiaron los templos para echarle la culpa a los…

Ver la entrada original 977 palabras más